Uncategorized

Pa’su mecha 2017.

Inicié el año confundida, el mundo a partir del 2017 no sería el mismo:

Brexit.

Un muro que se exige a gritos y sin revisar causas y consecuencias.

Una vuelta a catalogar al de otro color de piel como amenaza.

El regreso al discurso nacionalista y exaltado. Soñadores con esperanzas truncadas.

 Nuestras diferencias (después de haber reconocido que nos hacían grandes) son vistas de nuevo como un obstáculo.

Como si una gran fuerza adversa a Cronos girara la manecilla hacia atrás. Y, tristemente,  se pisa de nuevo a los que ya habían podido levantar cabeza.

Inicio del adiós a las tiendas departamentales. Dos teclazos y la sonrisa te lleva la leche a casa. 

Con un toque al celular llamas a tu perro y le das un bocadillo, aunque estés del otro lado del mundo.

Lo que era políticamente incorrecto ahora el poderoso se atreve a gritarlo, entonces por las dudas todos quedamos callados.

Una palabra: “Incertidumbre” , se vuelve común en los noticiarios y nuestras vidas

El mundo está huérfano de lideres y modelos positivos en el poder.

Quebec, Londres, Sn Petersburgo, Manchester, Puente de Londres, Nueva York y las Vegas y muchos, muchos más atentados en todo el mundo.

Tremendo huracán en Houston. Fuertísimo sismo en México 32 años después, en la misma fecha. 

Se sacude la tierra y el recuerdo.Nada podemos contra la fuerza de la madre tierra.

Desperté en noviembre pensando que la vida nos avienta al abismo. Esa misma mañana me rodé desde arriba la escalera perdí el estilo, la gracia, la conciencia y bastante sangre. Gané la conciencia de que estar vivo es un privilegio. 

Constaté la mala relación que mi mente llevaba con mi cuerpo. Decidí planear una nueva etapa, aligerar la maleta, 

Tomarme la vida a sorbos. 

Por el tiempo que me queda.

©Maria Luisa del Real. 

Advertisements
Standard
Uncategorized

Adiós tíos queridos: Rafa, Clara y Lemo

  Hoy las nubes están abajo. Un bello y triste día de diciembre, un día blanco, dorado ocre y  negro. Adentro de mi un día gris, no azul como lo catalogan los anglosajones, la tristeza no es azul, es gris y a veces de un gris muy oscuro. 

Ayer se nos fue el buen Rafas,  “El Tío”  Sotomayor, hermano de mi suegra. Yo lo conocí de fiesta y cantando Don’t worry, be happy. Y así era él. El mundo podía estar en conflicto y el siempre tranquilo, con su copita y su cigarro y sonriendo, me encantaba ver el saludo de abrazo y beso que le daba a mi querido, tan parecidos de físico esos dos, como se querían.

Noviembre se llevó a “La Tía” Clara Laborde, hermana de mamá. Figura esencial en la vida de mi familia. Yo me sabía dos teléfonos: el de mi casa y el de ella; con esos dos números yo sabía que nunca estaría sola en un apuro. Tia Clara, la de la casa con columpios y jardín y violetas y pájaros, la de la misa diaria que no predicaba con palabras, sino con su ejemplo. Mi corazón y mi mente aún se nublan con su recuerdo, al paso del tiempo podré platicar más de ella.

Marzo se llevó Al Tío Lemo (Francisco del Real para el mundo corporativo) Adalermo, un nombre único que mi abuelo escogió para él. Tío Lemo, el tío joven y energético que jugaba con mis hermanos, el padrino de Fer y para todos nosotros el más cercano de los Del Real. Lemo era expresivo y explosivo, podía rodársele una lágrima cuando se conmovía con algo así como el bautizo de uno de sus nietos, o platicar de la Tía Laura, el amor de su vida, podía decir “chinitas” muy enojado si el auto se descomponía. Querido Tío Lemo, tan parecido a papá en su trato.

Un día triste por tres ramas de nuestro árbol genealógico cortadas. Descansen en paz Rafa, Clara y Lemo. Mi corazón se entristece por ya no tenerlos y mi mente se alegra por el recuerdo de su cariño. Poco a poco nos va quedando menos y menos de nuestros padres, ley de vida. Quiera Dios yo pueda ser en el recuerdo de mis sobrinos un poco lo que fueron estos tíos para mi. Gracias por todo, nos veremos algún día.

Standard
christmas, mexicanas en el mundo, de aquí soy, identidad, desarrollo humano, mujeres de mas de cuarenta y muchos

Sacando a la niña interior. 

Se aproxima la navidad.


 Las tiendas se llenan de ofertas multicolores y de productos multicalóricos y llamativos,  música navideña, olor a pino y manzana con canela y clavo yo voy, veo y todo eso me mezcla emociones, me entusiasma y da energía y me hace sonreír y querer abrazar a todos.    Tambien me recuerda que ya no hay niños ni viejitos en casa, no necesito comprar nada de lo que ofrecen y eso me confunde. 

Navidad, como a mi me enseñaron es la dulzura de un Dios que renuncia a todo por amor y se presenta como un niño pequeño y desvalido. 

De niña no recuerdo que nos llevaran a foto con Santa o los reyes magos. Hoy los vi pasar en mi colonia mientras paseaba a las perras eran Santa Claus y su esposa Mary Christmas. Ante mi curiosidad Santa me invitó a tomarme una foto sentada en su rodilla (valiente Santa) y que saco a mi niña y me siento en su rodilla. Me sentí tontita,  pero feliz. Le digo al Santa, me siento tontita y el dice… De eso se trata la navidad.

 Pues si, se trata de volver a ser niño y de que se mueva el corazón una vez más. 

Esperemos que ese niño Dios mueva a cada uno a revisar ese niño interno y a darle oportunidad de una nueva experiencia que le de paz y alegría. Gracias santa Texano por la invitación. 

Standard
mexicanas en el mundo, de aquí soy, identidad, desarrollo humano

Pisando la tierra que me vio nacer. 

Vine y pise terreno en la patria, solo avise a los hermanos y solo los vi en un evento. Era necesario un retiro nosotros solos con nuestra tierra, que nos abrazara su calor, que bebieramos agua de coco fresco a un lado de la carretera, que partieramos un mamey y lo comieramos a cucharadas, ver los volcanes dormir en nuestra casa que es calentita y soleada y ver desde la ventana las montañas.
Esa sonrisa pronta de la gente de Morelos se extrañaba, ese pasar lento del tiempo en el campo se me olvidaba, el ver a la misma gente de hace 8, 15, 18 años haciendo la misma labor hace sentir estabilidad y pertenencia.
De aquí soy, en esta patria tengo nacionalidad, raíces y futuro. El otro país, en el que vivo, da futuro y horizontes a mis hijos, por eso la travesía. Que pena que en la patria que nos vio nacer no se vea por el momento espacio para el desarrollo de los jóvenes.
Ya tocamos tierra, nos vamos descansados y llenos de lo nuestro, así seguiremos por un rato, haciendo patria en patria ajena, demostrando lo que los Mexicanos podemos hacer y apoyando a los latinos.

Standard
Uncategorized

El roble y la rosa.

El era joven, promesa de vida,

ella frágil y bella, al verlo, al instante se supo herida

lo veía hacia lo alto, amaba su sombra y cobijo

el estaba ocupado, extendiendo sus ramas al infinito.

 

Pasó el tiempo y el roble reparó en la rosa

ella se recargaba en él y el la mimaba,

ninguna diferencia los alejaba

 

Y eran tan diferentes…

uno alto y aceptante,

la otra pequeña y sensible

 

el roble era aún tierno en su tronco,

la rosa hincaba en él pequeñas espinas

ella, flechada, ansiaba su sombra,

aunque esa sombra la opacaba

el reía, pues las tiernas espinas

le hacian cosquillas.

 

Y asi crecieron juntos

El roble extendía sus ramas,

Aguantaba embestidas de viento y malos climas.

La rosa esbelta y brillante mostraba

Gracia, fecundidad y gozo por la vida.

 

Pasaron los años

el roble era robusto, precioso,

muchas aves anidaban en su follaje

la rosa dió a luz dos rosas, las mas grandes y hermosas.

 

El roble y la rosa se desvivieron por sus retoños

los cuidaban del agua, de las pestes, que nada los dañara

fueron años felices y ocupados.

 

El roble hoy ya muestra huellas de años:

una cicatriz que dejó en su tronco

la rama perdida en una noche de tormenta,

dos surcos de un columpio ahí colgado.

huecos múltiples de animales que en él anidaron.

 

La rosa no da ya esas rosas grandes,

se ve mas lánguida y torcida

tiene una rama muy alta , apuntando al cielo,

de ella salieron dos valiosos rosales

que el hortelano ya sembró en otros lares.

 

En las tardes el roble se queja

De un viejo dolor, esas espinitas se hincaron muy hondo

En su tierno tronco, convirtiéndose en

Gruesas heridas con las que creció.

 

La rosa durante un tiempo padecía,

Le faltaba calor.

Con el tiempo aprendió que torciendo sus ramas

hacia un lado, podía aún disfrutar del sol.

 

El roble es roble

Fuerte, grande, noble y resistente

Aunque llega a un punto en que se quiebra

La rosa es rosa

Frágil, generadora de belleza,

Adaptable, vanidosa y pendenciera.

 

Que el roble viva años felices y plácidos

que la rosa siga aromando sus tardes

Juntos, enraizados, disfrutando la brisa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Standard
Uncategorized

1/50 Ultimo escrito.

Cierro hoy mis 50 escritos.
Ultimo día del 2016, y mi corazón late.

Despierto y me sorprendo de esta maravilla que es estar con vida, además es sábado y no hay nada más lindo que no necesitar despertador, voltear a la derecha y ver al querido que cuando duerme regresa a ser un niño. Arriba duermen mis hijos que ya son grandes y comienzan a vivir sus sueños. Junto las perras que se han hecho viejas y dulces con los años. Toda una vida para llegar a este punto y espacio donde estoy.


Hoy estoy satisfecha, no necesito nada, he aprendido a amar el momento, he aprendido a acompañar en distancia, la patria, los hermanos, las cuñadas, los amigos son presencia constante en mi teléfono y mi alma. Me he resignado a vivir el recuerdo de los que se fueron, he destilado sus mejores gotas, con ellas perfumo el día a día.

Cierro este repaso de mi vida. Con él viene la conciencia de que he sido amada de un modo inmerecido, de que he recibido de todo y a manos llenas, agradezco infinitamente haber llegado a este momento. Amo mi vida y mi historia, prometo seguir amando cada capítulo que me resta de ella.

A vivir el 2017, con lo que traiga.

“Debes amar la arcilla que va en tus manos…solo el amor alumbra lo que perdura, solo el amor convierte en milagro el barro, solo el amor engendra la maravilla” Silvio Rodriguez.

 

Standard
Uncategorized

2/50 Uff, decir adiós.

Dije adios 15 veces a mis volcanes

sequé una lágrima de mi madre,

Agradecí haber vivido en casas con 20 arboles.

Abrace amigos, regalé objetos, empaqué libros.

Repetí te quieros, abrazos sinceros.

Encontre cartas, repase mi vida en fotos.

Me llene de esta patria,  sus sabores, olores, malos gobiernos

Mi bebé se convirtió en joven esperanza

Mi niña, en valiente solitaria

Mi amor, a prueba de distancia.

Desprenderse es desplegar alas

Quitar peso, tomar valor y dar el salto.

Sabiendo que  mañana

Lo que hoy está, se irá

Si la vida así lo quiere.

Descubriendo que lo cierto, lo bueno y lo importante

Es lo que esta en mi corazón a cada instante

Y mi corazón abriga ese beso,

ese empujón que anima,

Lo que encierra ese suspiro,

Esa mirada que dice tanto.

El adiós es morir un poco,

Dolor callado,

Esperanza y dulce llanto

Pulmones llenos, aire de patria.

y un suspiro de retorno renovado.

Standard